Manuel Olivera Jorquera, 1ª Compañía

“Escuchó la sirena y recordó el juramento que hizo hace 49 años, se puso su equipo y se fue a combatir a su enemigo… él no sabía que ese día iba a ser su último combate… él no sabía que ese día iba a ser llamado a formar las filas del Cuartel Celestial…”.

m oliveraEl 8 de Marzo de 2007, a las 16:55 hrs. fallece a consecuencia de accidente en Acto de Servicio Manuel Alejandro Olivera Jorquera bombero de 1ª Compañía, Bomba Antofagasta.

Este hombre que era de imponentes cabellos canos y mirada fija, nace en Antofagasta un 10 de Enero de 1937, el 03 de Julio del año 1957 y con sólo 20 años de edad, ingresa a formar las filas del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta y de Primera Compañía de Bomberos “Bomba Antofagasta”.

Conocidos por sus camaradas como el “car’e guapo” por su carácter tan particular. Estuvo ligado a la Institución por 49 años y 7 meses, jamás se retiró de su querida pasión y estuvo en ella hasta el día de su muerte.

De corazón noble como ninguno, pero sin duda de una gallardía que sólo él tenía, a sus 70 años era normal verlo rescatando a personas en accidentes o pitoneando en incendios como sólo a él estos 49 años le enseñaron.

En sus años bomberiles ocupó los cargos de Ayudante de Compañía, Teniente, Tesorero, Capitán Honorario y Director, elegido para el periodo 2007 nuevamente con el cargo de Director, ansiosamente esperaba este nuevo año, para cumplir con muchas metas y proyectos que se había propuesto para su Compañía, fueron muchos los buenos momentos que le dio su bomba uno de ellos fue conocer a su mujer, también Bombera, la que lo acompañaría hasta el día de su muerte, Ruth Leyton, con quien tuvo una hija, que sin duda fue el gran amor de su vida, amor que demostraba por su hija cada vez que se les veía juntos y amor que demostró, estando en coma, cuando se le puso en su oído una grabación de ella, en donde le decía “papito vuelve pronto que te extraño”, fue entonces que desde su lecho de muerte, brotaba una lágrima de dolor desde sus ojos dormidos.

m olivera2Con gran anhelo esperaba el 30 de junio, Día Nacional del Bombero, donde se le entregaría su esperada y merecida medalla por 50 años al servicio bomberil y pasaría a ser Bombero Insigne de los Cuerpos de Bomberos de Chile, anhelo que fue truncado el 31 de enero de este mismo año (2007).

Siendo las 15:26 p.m. del día Miércoles 31 de Enero, Manuel Olivera se encontraba en su casa junto a su mujer, cuando escuchó el llamado de la sirena, sin pensarlo dos veces se levantó raudo y comenzó a ponerse su equipo de trabajo, en ese momento se da cuenta de que el incendio era cerca de su casa. Junto a su mujer emprende el viaje, viaje que nunca lo traería de vuelta.

Presuroso para cumplir con su juramento, llega al incendio y comienza la batalla, mientras trabajaba dentro de la vivienda con sus camaradas para ganarle al enemigo, sale en busca de unas herramientas, sin darse cuenta que afuera había caído un cable de alta tensión producto del fuego, cable que amenazaba a cualquiera que se interpusiera en su camino, lamentablemente para Olivera el cable lo alcanzó a él, tirándolo inmediatamente al suelo.

Aturdidos por lo que estaba pasando, sus compañeros corrieron a ayudarlo, pero fue imposible, este cable extinguió lentamente la vida de este longevo Bombero.

Inmediatamente se solicitó la ambulancia del Servicio de Atención Médica de Urgencia (Samu), fue reanimado y trasladado con una escolta policial hasta el Hospital Regional Dr., Leonardo Guzmán, lugar donde permaneció internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (U.C.I), hasta el día de su muerte.

A partir del accidente comenzó su penosa lucha por sobrevivir, lucha que también comenzaron sus familiares, amigos, camaradas y toda la Institución bomberil, ellos estuvieron en una vigilia, la que tuvo lugar fuera de Hospital los 37 días de agonía.

El no quería irse, él tenía mucho que entregar todavía, a pesar de la amputación de sus dos piernas, lo que nunca supo ya que se encontraba en coma, luchó día a día por ganarle a la muerte, pero su destino ya estaba escrito… él estaba destinado a ser el nuevo Mártir del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta y ser recordado para siempre como el hombre que luchó día a día como un verdadero guerrero acudiendo a 3.277 llamados de la sirena, ese hombre que un día juró DAR LA VIDA SI FUERA NECESARIO.

El Jueves 8 de Marzo a las 16:55 hrs., tras 37 días de agonía terminaban los esfuerzos de los médicos por salvarle la vida al Bombero de primera Compañía y del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta, Manuel Olivera muere al sobrevenirle un paro cardio-respiratorio que acabaría que la existencia de este hombre ejemplar y valeroso.

De una larga trayectoria bomberil, es así como don Manuel Olivera Jorquera se convierte en un nuevo Mártir del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta.

(Agradecimientos a María Fernanda Henríquez Ogalde autora del texto)