Incendios, rescates vehiculares y rescates marítimos fueron parte de los llamados que recibió el Cuerpo de Bomberos de Antofagasta, a partir de las cero horas del primero de enero de este nuevo año.

Incendios, rescates vehiculares y rescates marítimos fueron parte de los llamados que recibió el Cuerpo de Bomberos de Antofagasta, a partir de las cero horas del primero de enero de este nuevo año.

Como siempre, año nuevo es una fecha compleja para las diferentes unidades de emergencias de Antofagasta, que deben acudir de forma constante y casi sin descanso a los diferentes llamados de auxilio y socorro de la misma comunidad  y el inicio de este 2018 no fue la excepción.

(foto de archivo)

Más de 15 fueron las emergencias registradas en la ciudad, las que se iniciaron pocos minutos antes que el reloj marcara la media noche que despediría  el 2017 y recibiría el nuevo año.

Pasadas las 22 horas del sábado 31 de diciembre, un incendio de proporciones afectó una vivienda ubicada en el sector centro de Antofagasta. Siniestro registrado en calle Adamson, entre Avenida Argentina y Eleuterio Ramírez que destruyó por completo el segundo piso de una casa habitación. Pese al trabajo de las diferentes compañías que acudieron  al llamado, poco se pudo hacer por evitar que el fuego consumiera parte de este inmueble. Las fuentes de abastecimiento de agua estaban bastante alejadas del lugar del siniestro, a lo que se suma el casi nulo acceso para el material mayor de la institución. Calles bloqueadas por barreras, debido a trabajos de mejoramiento en la vía, y vehículos mal estacionados obligaron a que los carros quedaran a más de 60 metros de distancia el lugar del incendio, impidiendo que Bomberos pudiese realizar un trabajo rápido y expedito.

Compleja situación para enfrentar la emergencia que sería sólo la ante sala de lo que vendría con el paso de las horas y es que los llamado, algunos más complicados que otros, continuaron de forma seguida.

(foto de archivo)

Poco antes de las cero horas se registró una quema de basura en la vía pública y luego a solo 14 minutos de haber recibido el 2018, nuevamente Bomberos de Antofagasta acudía a controlar un incendio, esta vez en la intersección de las calles Los Pumas con Coya Sur, sector norte alto de la ciudad y en donde una vivienda en la cual se arrendaban piezas se veía afectada por el fuego. Varias fueron las compañías que trabajaron en la emergencia, la que afortunadamente no paso a mayores, aun cuando producto del siniestro dos habitaciones resultaron destruidas al igual que los pasillos del segundo y tercer piso del inmueble.

Comandante Christian González W.

Christian González Weber, Comandante del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta señaló, “la actividad que tuvimos durante año nuevo, fue bastante intensa. Registramos cuatro salidas por accidentes vehiculares, dos llamados por rescate de personas en el mar. También tuvimos un llamado por emanación de gases, otro por una persona atrapada al interior de un ascensor y otro por quema de basura en la vía pública. Tuvimos que cubrir además cinco puntos de la ciudad debido a los show pirotécnicos. Estuvimos con unidades en el sector del Automóvil Club, en el cerro el Ancla, en el Balneario Municipal, en el sector del Trocadero y La Chimba”.

Gracias a quienes estaban en las guardias preventivas y a quienes estuvieron dispuestos en los diferentes puntos de lanzamiento de fuegos artificiales, la institución logro hacer frente a todos los requerimientos, que en total sumaron 15, durante la primera noche y primer día de este nuevo año.

Las emergencias más complicadas de enfrentar fueron los incendios, siendo el primero de ellos, el de calle Adamson, el más preocupante, no tanto por la labor de tener que controlar el fuego, sino, por las dificultades que debieron enfrentar las compañías que acudieron al llamado. Al respecto González Weber añadió, “los vecinos del lugar señalaron que Bomberos se había demorado mucho en llegar, sin embargo conversamos con ellos porque tenían que entender que no se habían tomado las precauciones necesarias a la hora de enfrentar una emergencia. Las calles estaban totalmente bloqueadas y el material mayor no pudo ingresar. Una situación impresentable teniendo

(Foto de archivo)

en cuenta la cantidad de tiempo que llevan esos trabajos y que hasta la fecha no se habían tomado las medidas respectivas para poder enfrentar una situación de riesgo como el  mismo incendio”.

En cuanto a los rescates marítimos, estos se produjeron solo con  minutos de diferencia, pero en los extremos de la ciudad. El primero de ellos fue en el sector sur, específicamente en playa el Huáscar, lugar donde se estaba terminando de trabajar cuando la otra emergencia entró a la Central de Alarmas. En playa los Pinares, sector norte de Antofagasta también un joven estaba siendo arrastrado por las olas, por lo que se las unidades especialistas en esta materia debieron trasladarse rápidamente para evitar que el hecho se convirtiera en una tragedia.

Cabe destacar que el Cuerpo de Bomberos de Antofagasta, pese a estar siempre dispuesto y preparado para acudir a prestar ayuda a quien lo necesite, insiste en el llamado al auto cuidado y a la prevención.

  • En caso de incendio, llamar de forma inmediata a Bomberos y no esperar que el fuego sea incontrolable para solicitar auxilio. También es importante mantener siempre las calles despejadas para el ingreso de los carros, que son de gran envergadura.
  • En cuanto a los accidentes de tránsito, lo fundamental es conducir atento a las condiciones del tránsito, evitar las distracciones, manejar a la defensiva, utilizar siempre el cinturón de seguridad y nunca tomar el volante si ha ingerido alcohol.
  • Por último, en esta época estival la recomendación es ingresar al mar sólo en las playas habilitadas para el baño, ya que estas no poseen rompientes ni corrientes peligrosas y cuentan además con la presencia de salvavidas que pueden acudir en primera instancia a prestar la ayuda necesaria. También se insiste en no entrar al mar después de haber ingerido mucha comida y menos aún si se ha consumido bebidas alcohólicas.