Bomberos de María Elena recibe carro donado por sus compañeros de ideales de  Antofagasta

-Uno de los carros fue dado de baja debido a los años de servicio, mientras que el segundo fue reasignado al cuerpo de Bomberos de María Elena.

 -Ceremonia contó con la presencia del Presidente Nacional de la Junta Nacional de Bomberos de Chile, Raúl Bustos Zavala, Presidente Regional, Jayro Arriagada y Superintendente de Antofagasta, Daniel Bugueño.

Los carros son parte fundamental en el trabajo que a diario realiza bomberos, y es que estos vehículos  no solo sirven para el traslado a los lugares de emergencia sino que cuentan también con los elementos necesarios para poder trabajar en los diferentes emergencias.

Por años estás máquinas ayudan a bomberos y a la misma comunidad hasta que cumplen su vida útil.

El carro escala de Segunda Compañía, la unidad M-2, cumplió sus años de servicio. Por informes técnicos que fueron solicitados y por acuerdo de la comandancia y del Directorio General, se decidió que fuera dado de baja.

Era un riesgo tenerlo en servicio. Hoy estamos trabajando con el Gobierno por la posibilidad de traer una nueva escala mecánica, estamos a la espera de algún proveedor con alguna escala disponible con las medidas y características que nosotros necesitamos”, señaló Daniel Bugueño Cabrera, Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta.

En una ceremonia realizada en el parque del sector norte (Avda., Edmundo Pérez Zujovic con Anhidrita), este carro fue despedido. Un arco de agua y el sonido de las sirenas de las otras unidades del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta fue la forma de decir adiós a esta máquina que por años estuvo al servicio de los antofagastinos bajo el cuidado de Segunda Compañía. En la misma actividad Bomberos de Antofagasta despidió el carro de rescate de Tercera Compañía “Bomba Hrvatska Pascual Baburizza”, pero no porque cumpliera sus años de servicio, sino porque el material mayor de Tercera Compañía ha sido renovado y la unidad RX3, podía ser reutilizada por otra compañía. Fue así que se decidió reasignarlo al Cuerpo de Bomberos que más lo necesitara, siendo el de la comuna de María Elena el que se lo adjudicó, para Séptima Compañía ubicada en la localidad de Quillagua.

Carlos Jiménez Orellana, Superintendente del Cuerpo de Bomberos de María Elena, agradeció la reasignación del carro afirmando que “para nosotros es una alegría que nos hayan facilitado esta unidad, era uno de los sueños porque hay una compañía que no contaba con este tipo de carro, entonces nos va a servir bastante para seguir salvando vidas en las carreteras del norte, Estamos muy agradecidos del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta”.

Jayro Arraigada Montecinos, Presidente Regional del Consejo Regional de Bomberos, añadió, “creo que va a ser de gran utilidad para cubrir la necesidad que ellos tenían, porque en este momento estaban saliendo con un carro de agua y no cumplía todas las condiciones necesarias para cubrir esas emergencias. Creo que es de suma importancia, porque la gran cantidad de llamados que se registran en la región son accidentes vehiculares y ese sector (Quillagua) es extenso, está en el límite con la primera región y ellos muchas veces la apoyan, porque por tema de distancia ellos llegan mucho más rápido al lugar de la emergencia”.

Ambas unidades fueron despedidas del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta frente a la atenta mirada del Presidente Nacional de la Junta Nacional de Bomberos de Chile, Raúl Bustos Zavala quien participó de la ceremonia entregando algunas palabras, “tenemos grandes proyectos aquí en la región, respecto a la renovación de material y precisamente hay una política de mantención de carros por compañía, eso hace que cuando se sobrepase ese número se redistribuyan los carros dentro de la misma región. Estamos muy contentos por eso, porque las unidades se cuidan, se mantiene y se pueden seguir utilizando sobre todo en los lugares con menos recursos económicos”.

La redistribución de carros no significa quedarse esperando que un Cuerpo de Bomberos gestione y adquiera máquinas nuevas para entregar las antiguas a otras compañías, sino que es una ayuda momentánea mientras se trabaja realizando un levantamiento a nivel regional, para evaluar cuáles son las unidades que deben reemplazarse con carros nuevos que ocupen el lugar de éstas máquinas que están siendo dadas de baja luego de cumplir su vida útil.

(Depto de Prensa: Ivania Echavarria-periodista/Fotos Juan C. Venegas)